Felizvita defiende la atención domiciliaria como mejor alternativa asistencial para las personas dependientes

0
7

Con motivo del Día Mundial del Alzheimer, Felizvita, empresa social de servicios asistenciales para personas dependientes, defiende la atención domiciliaria como alternativa más beneficiosa para ellas, al permitirles recibir las atenciones y cuidados personales requeridos sin renunciar a su entorno social y familiar, evitando así sentimientos de soledad, desorientación y abandono.

En cinco años, sólo en Madrid y Barcelona –a través de su filial catalana Assisvita– la compañía ha resuelto las necesidades asistenciales y mejorado la calidad de vida de más de 800 personas dependientes (de los cuales el 65% padece Alzheimer o alguna otra patología cognitiva), al tiempo que ha proporcionado respiro y tranquilidad a sus familiares.

«Cuando nos enfrentamos a la necesidad de tratar la dependencia de un miembro de nuestra familia, sea una persona mayor, una persona con discapacidad o cualquier dependencia temporal provocada por una enfermedad o accidente, nos encontramos con la gran dificultad de cómo atenderles y al mismo tiempo mantener nuestras ocupaciones profesionales y personales. En esos casos, contar con un servicio integral de calidad que se preocupe de encontrar al asistente adecuado para cada necesidad, que venga a cuidarlo a casa y además le trate con cariño y profesionalidad, realmente nos cambia la vida, a ellos y a nosotros», explica Guillermo Molina, director general de Felizvita.

Guillermo, que desde muy joven había vivido una realidad familiar marcada por la dependencia de tres de sus abuelos –pacientes de Parkinson, EPOC y Alzheimer–, decidió poner en marcha Felizvita en 2014 junto con su socia Marta Cuesta, directora de Recursos Humanos de la compañía. Su objetivo era resolver una problemática social que irá en aumento en los próximos años (el 30% de los mayores de 65 años es dependiente, y más de la mitad de la población española lo será en 2052, según el INE), pero con unos valores, un enfoque y un planteamiento de servicio diferentes.

«Ofrecemos asistencia desde una hora al día hasta las 24 horas del día, tanto para necesidades puntuales como continuadas, y complementariamente a los cuidados personales también cubrimos tareas domésticas. Pero no sólo nos preocupamos por cubrir una demanda con un asistente, sino que nuestro servicio va mucho más allá: seleccionamos a nuestros trabajadores, los formamos, garantizamos los conocimientos adecuados para cada necesidad, nos aseguramos de dar continuidad al servicio durante sus ausencias, descansos y vacaciones, y llevamos a cabo un seguimiento permanente para velar por la calidad del servicio», asegura Molina.

Un trabajo vocacional no suficientemente valorado
Para Felizvita, la personalización, la empatía, el trato familiar, cariñoso y cercano con los pacientes es clave. Por ello, a la hora de seleccionar a sus profesionales hay un aspecto que tienen muy en cuenta: la vocación.

«La persona que va a cuidar a nuestro padre, a nuestro abuelo, ha de tener una implicación emocional en lo que hace. Si va a dedicar su vida a cuidar a los demás tiene que tener vocación de servicio a las personas. Si no, por mucho certificado de profesionalidad que tenga, no hará bien su trabajo y la relación con el paciente no fluirá de una forma sana, cercana y amigable. La experiencia se puede adquirir, la vocación no. Por eso en Felizvita damos gran importancia a seleccionar personas a las que les guste su trabajo», subraya el director general de la empresa.

Asimismo, la compañía aboga por dotar de prestigio a un colectivo de profesionales que, considera, no están valorados como realmente les corresponde, a pesar de que cada vez son más necesarios para la sociedad y desempeñan un papel de gran relevancia en materia sociosanitaria.

«Los profesionales asistenciales realizan una importante labor, su trabajo es duro y requiere una gran responsabilidad, pero muchas veces no son bien tratados, sus derechos son vulnerados y sus salarios son muy bajos. Por eso queremos empoderar a estos trabajadores y asegurarnos de que también para ellos el ambiente y las condiciones de trabajo en los domicilios sean adecuados. El éxito de la asistencia se fundamenta en dos pilares, familia y trabajadores; si alguno de los dos no está a gusto, el servicio no tendrá sentido. Aquí es donde Felizvita juega un papel fundamental, orientando, asesorando y guiando tanto al usuario y sus familiares como a los profesionales», apunta Molina.

Por otro lado, la empresa social es generadora de empleo, y en su faceta más solidaria promueve la inserción en el mercado laboral de personas en riesgo de exclusión social a través de su formación en la prestación de servicios de asistencia domiciliaria, brindándoles de este modo la posibilidad de dedicarse a una de las profesiones de carácter sociosanitario más demandadas del presente y el futuro.

Nota de prensa original Felizvita defiende la atención domiciliaria como mejor alternativa asistencial para las personas dependientes. Más notas de prensa en comunicae.es